RENOVACIÓN DE FLOTA: Un Desafío para los Transportistas

De acuerdo con la cultura organizacional de la región respecto a la importancia de una renovación oportuna de la flota, se ha podido evidenciar que el desconocimiento sobre los costos operativos asociados y los factores relevantes para mantenerlos equilibrados ha generado que las empresas de transporte o corporativos prolonguen o sobredimensionen la vida útil de los vehículos, los cuales según su edad de antigüedad afectan directamente la productividad y disponibilidad de la operación.

Se entiende que la mayoría de las empresas de transporte en Colombia tienen una política de renovación, que puede estar definida por el kilometraje recorrido o la edad del vehículo, sin embargo, pareciera que solo es una teoría ya que la edad promedio de la flota de carga en Colombia supera los 20 años según lo publicado por la revista “Portafolio” en articulo de julio 2018, como consecuencia de esta situación el gremio está percibiendo altos costos en mantenimientos correctivos, aumento del consumo de combustible, pérdida de productividad por baja disponibilidad de la flota, entre otros.

Al ver la Gráfica No. 1, podemos intuir que una gran mayoría de los vehículos de carga en Colombia se encuentran en la zona derecha, donde los costos de mantenimiento son altos y la confiabilidad del vehículo es baja, esto automáticamente nos permite inferir que uno de los problemas mas grandes en el país es la edad de la flota, desencadenando incertidumbre en la calidad del servicio y demandando fletes mas altos para pagar el mantenimiento excesivo.

En la Gráfica No. 2, podemos ver claramente que, al implementar estrategias de mantenimiento predictivo, se puede ampliar la vida confiable del vehículo, permitiéndole a los encargados de mantenimiento sostener la disponibilidad de los vehículos a un costo razonable.

Por lo anterior, se convierte en un factor fundamental desarrollar estrategias enfocadas en medir los gastos asociados a la operación ya que serán la base para dimensionar el “costo total de propiedad de los vehículos (TCO)” y aplicar oportunamente una política mantenimiento predictivo que permita extender los rangos de reemplazo de flota, o al menos de paquetes de actualización TOTAL de motor, transmisión y frenos. Para hacer esto viable, actualmente existen servicios enfocados en apoyar a los transportistas en la correcta gestión de su flota, brindando las herramientas necesarias para medir y controlar los KPI’s y los costos de operación, estos paquetes de hardware y software pueden ser operados por los distribuidores de camiones (quienes ya ofertan contratos de mantenimiento basado en predicción) o por el mismo personal de mantenimiento de las compañías medianas y grandes.

Así mismo, es importante precisar previo a la renovación de la flota, las condiciones de su operación y obtener el vehículo apropiado para la aplicación, identificando factores tales como, topografía, peso de la carga y tipo de carga, siendo esto un proceso vital para evitar subutilizar o sobrecargar la unidad, lo cual generará baja rentabilidad o altos costos en los consumibles respecto a la flota antigua.

La Telemetría le permite medir, identificar y gestionar oportunamente las falencias operativas que generan ineficiencia y pérdida de productividad en la operación, en la que, al realizar diagnósticos remotos del estado de salud del vehículo con Inteligencia Artificial, hábitos de conducción (Gestión del riesgo) y administración de los consumibles de manera asertiva, definitivamente PROLONGARÁ la vida útil de la flota y así mismo la renovación de los vehículos. Datos tan simples como el factor de carga pueden servir para dimensionar el tipo de vehículo a usar y las expectativas de vida útil.

Los motores de 15 litros han demostrado ser supremamente confiables en rangos de hasta el millón de kilómetros, y esto se debe a que los factores de carga para mover 52 toneladas de peso bruto vehicular en Colombia están alrededor del 28 al 30% promedio de su capacidad. En otras palabras, están sobre dimensionados.

Caso contrario, los motores de 11 litros que mueven 52 toneladas de peso bruto vehicular, tienen en promedio entre el 42 al 44% de factor de carga, lo que los lleva a un máximo de 600 mil kilómetros para reparación.

Lastimosamente, los propietarios en Colombia y en general para LATAM, no tienen en cuenta el trabajo al que estará expuesta la maquina y suelen tomar decisiones equivocadas en cuanto a la configuración de los vehículos, basándose en algunos casos exclusivamente en el factor precio, y más cuando el área encargada de ejecutar no es la competente.

Así entonces, teniendo una flota antigua en Colombia y la Región de Centro América, con un Dólar al alza continua, el sector del transporte esta viviendo un proceso de selección natural en el que los pequeños transportadores están saliendo del mercado y solo los organizados con alta cultura corporativa/administrativa, se están quedando con el mercado.

En conclusión, las compañías que adoptan Tecnologías tienen un 50% mas de posibilidades de éxito que las que dejan las decisiones a métodos manuales o de varios interventores.